martes, 11 de octubre de 2011

ADMINISTRACION DE VACUNAS

Administración de vacunas

La producción de aves en confinamiento y de manera intensiva –característica principal de la avicultura industrial– aunada a la genética enfocada a la obtención de mejores resultados de rendimiento, crea la necesidad de controlar las enfermedades rigurosamente.
Con el alto precio de los productos farmacéuticos, la industria tiende a reducir considerablemente los esquemas curativos, siendo preferible el uso de métodos profilácticos evitando –en la medida de lo posible– los tratamientos medicamentosos. Los métodos preventivos o profilácticos comprenden una serie de medidas sanitarias y de higiene, como el aislamiento de las parvadas, los sistemas de producción todo dentro – todo fuera, la limpieza, la desinfección, la práctica de dejar vacías las casetas entre parvadas, el control sistemático del tránsito en la granja y las vacunaciones.
Todos estos métodos son importantes en el control de las enfermedades y sería difícil decir si alguno destaca más que otro, pues todos se interrelacionan.



Vacunas y Bacterinas
Las vacunas y bacterinas no son otra cosa un virus o bacterias atenuados o inactivados en laboratorio. Estos microorganismos se administran a las aves con la finalidad de prevenir la aparición de enfermedades o por lo menos de los síntomas indeseables de las mismas como es la mortalidad, diarrea, estornudos, estertores, etc.
De manera general, las vacunas se pueden clasificar de acuerdo con su grado de atenuación en suaves o fuertes, cada una de las cuales está indicada para una situación determinada.
Cuando se vacuna a un ave, todo su aparato inmunocompetente (o de defensa) se movilizará para reconocer al virus o bacteria presente en la vacuna, que en este caso es un invasor al organismo del animal.
Este agente será atacado y de alguna manera expulsado o muerto por el aparato inmunocompetente. Después de este proceso, el organismo del ave guardará en ciertas células de memoria información sobre el invasor y la archivará.
De esta manera el animal estará apto para defenderse eficazmente y responder en forma adecuada a una segunda agresión causada por el mismo agente, principalmente las bacterias y virus patógenos encontrados en el campo.



Vías de Administración
Existen en la práctica varios métodos de vacunación empleados en la avicultura industrial. La finalidad de estos métodos es proporcionar a cada animal una dosis efectiva de la vacuna. Cada frasco del biológico posee un número finito de microorganismos, que precisan ser manejados adecuadamente durante la aplicación de la vacuna a la parvada.
Las vías de administración se pueden clasificar en individuales o masivas. De manera general, las vacunas individuales proporcionan una mejor protección, aunque la mano de obra es más costosa. La vacunación masiva es más ventajosa en lo referente a la mano de obra, pero no proporciona un nivel de protección uniforme
Vías de administración individuales:
1. Ocular
2. Nasal
3. Punción a través de la membrana del ala
4. Inyectable
Vías de administración masiva:
5. Agua de bebida
6. Aspersión

Además, desde otro punto de vista podemos clasificar a las vacunas en dos grupos:
Vacunas vivas: Que pueden ser congeladas (para uso en la incubadora) o liofilizadas (para uso en la incubadora o en el campo). N. del T.: Si se trata de bacterias se llaman vacunas vivas, pero si se trata de virus se les conoce como vacunas activas.
Vacunas inactivadas: Que pueden tener un vehículo acuoso u oleoso. N. del T.: Las vacunas elaboradas con bacterias muertas se denominan bacterinas, pero si contienen virus se les conoce como vacunas inactivadas.



A. VACUNAS VIVAS
Las vacunas vivas o activas se utilizan ampliamente en la avicultura y confieren protección en un lapso menor.
Son innumerables los tipos de vacunas utilizadas y por tratarse de microorganismos vivos o activos, requieren cuidados especiales que varían dependiendo del agente de que se trate. De manera general los virus activos son sensibles a los siguientes factores:
Calor
Humedad
Rayos solares
Niveles extremos de pH
Desinfectantes
Detergentes
Metales pesados



Administración en el agua de bebida
El método de administración de vacunas en el agua de bebida es el más empleado en la avicultura. Es económico y práctico, por lo que representa mayores ventajas, aunque es menos confiable pues está sujeto a múltiples errores.
Cuando se utilice este método, se deberá prestar especial atención al volumen de agua utilizado para que la mayoría de las aves beban el virus vacunal.
La cantidad de vacuna que se debe preparar varía dependiendo de la edad de las aves, la temperatura ambiental, el tipo y espacio de bebedero, el nivel de sed que tengan las aves después de ayuno hídrico, las condiciones ambientales generales y la calidad de la ración que reciban los animales.
Para que la gran mayoría de las aves beba el agua vacunal, es necesario que exista suficiente espacio de bebedero para ellas y que se interrumpa el suministro de agua de bebida de una a dos horas antes de la vacunación.
Esta interrupción del suministro de agua estimulará la sed y hará que los animales acudan al bebedero. Cuando se vaya a administrar una vacuna en el agua de bebida, el tiempo de ayuno hídrico también variará dependiendo de la temperatura.
Todo el proceso de la vacunación deberá tardar de una a dos horas y lo mejor es realizarlo durante la mañana. En caso de que las aves tarden más de dos horas en ingerir el agua que contiene la vacuna se deberá revisar tanto la cantidad de agua utilizada como las horas de dietado de agua previas a la vacunación.
Es importante la adición de leche en polvo descremada al agua que contendrá la vacuna antes de diluirla, pues las proteínas de la leche son capaces de neutralizar los residuos de desinfectantes y también de proteger al virus contra la presión osmótica, que es un choque físico causado por la dilución del virus en una gran cantidad de agua.
Es importante recordar que los desinfectantes inactivan a los virus y son perjudiciales para el proceso de vacunación. Es por ello que el agua utilizada para la vacunación no deberá contener desinfectantes, principalmente cloro que se utiliza comúnmente para tratar el agua de las granjas. Es conveniente lavar los bebederos sólo con agua antes de la vacunación.
Las recomendaciones generales para una vacunación en el agua de bebida son las siguientes:
Interrumpir el uso de medicamentos y desinfectantes en el agua desde 24 horas antes de la vacunación y no volver a usarlos sino hasta 24 horas después de haberla terminado
Usar agua no clorada
Lavar los bebederos sólo con agua
Usar suficientes bebederos para que por lo menos dos terceras partes de las aves puedan beber al mismo tiempo
Interrumpir el suministro de agua de una a dos horas dependiendo de la temperatura ambiental
Agregar leche en polvo descremada (2 g/litro) antes de diluir la vacuna
Verificar que el pH del agua esté entre 5.5 y 7.5
Seguir correctamente las instrucciones y usar agua a una temperatura cercana a los 20°C
Cuando se esté vacunando aves en piso, conviene caminar entre ellas durante la vacunación.
El éxito de la vacunación al agua de bebida dependerá de los siguientes factores:
Proporción correcta entre el número de aves y el espacio de bebederos
Calidad del agua
Condiciones ambientales

Visitanos pinchando aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada